Inicio Columnistas En materia de turismo, mucho ruido, pocas nueces del gobernador

En materia de turismo, mucho ruido, pocas nueces del gobernador

0

Por JULIO ALONSO IGLESIAS

El Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española define la expr. coloq. U para señalar que algo aparentemente importante, tiene poca sustancia o es insignificante.

Como si tuvieran estudios de posgrado en hacer magia, charlatanería, promesas sin cumplir, discursos de doble sentido, patriotismo hueco, y cobrar sueldos elevados sin tener ningún mérito, en el gobierno estatal, desde administraciones pasadas hasta la actual se la han pasado mintiendo al pueblo veracruzano sobre miles de acciones, ya sean miles de obras o miles de resultados imaginarios.

De manera particular, repiten hasta el cansancio que Veracruz es una potencia turística de corte mundial (aunque los únicos que sepan eso sean los propios veracruzanos).

Un ejemplo lo tenemos en el sector turismo, con un programa que está olvidado si no es que cancelado (aunque la verdadera palabra que les gusta utilizar en el gobierno veracruzano del eterno fracaso es la palabra suspendido). Me refiero al programa Joyas de Veracruz, que inicialmente prometía y realmente tenía muchas posibilidades de alcanzar niveles que lo llevarían a ser seleccionado como programa federal y, por lo mismo, con acceso a un presupuesto millonario.

Sin embargo, vio frustrados sus intentos desde un inicio, ya que el gobierno de Fidel Herrera Beltrán sólo lo creó como premio de consolación para municipios que no obtuvieron la denominación de Pueblos Mágicos, y nunca pensó seriamente en promover el programa, ya que le servía para incrementar su ego en municipios que visitaba.

Joyas de Veracruz era un programa estatal de la Secturc, de fortalecimiento a la actividad turística mundial, pero en la práctica era un programa sin recursos (sin dinero), y los municipios acreedores a este reconocimiento sólo recibían una placa para adornar la entrada del palacio municipal, una dotación de trípticos a color del municipio para repartir y el derecho a unos spots publicitarios en la radio y televisión estatal. Eso era todo.

Entre los municipios galardonados estaban Naolinco, Misantla, La Antigua, Xico y Zozocolco. Tristemente, al día de hoy, los únicos que saben que son Joyas de Veracruz, son los pobladores de estos municipios y nadie más, incluso dentro de Veracruz.

Un ejemplo de éxito de un programa estatal, fue el de “Haciendas coloniales” de la Secretaría de Turismo de Michoacán. Su cuidado y desarrollo fue motivo de interés de la Secretaria de Turismo Federal (Sectur), y ésta lo convirtió en programa federal conocido como Haciendas de México, con un apoyo millonario que ha beneficiado ampliamente al Estado de Michoacán (querer es poder).

Otro fracaso fue la de promover el Puerto de Veracruz como un centro de destino de cruceros turísticos de gran envergadura, similar a la isla de Cozumel, que recibe en sus muelles hasta 4 o 5 cruceros al mismo tiempo, con la presencia de miles de turistas con una alta capacidad de consumo. Sin embargo, la realidad es que el Puerto de Veracruz sólo ha recibido en los últimos cuatro años tres cruceros de visita y, de estos, dos fue por el mal tiempo en el Caribe.

El Puerto de Veracruz requiere de un muelle exclusivo para cruceros, si lo que se quiere es recibir este tipo de navíos de pasajeros.  Desgraciadamente,el gobierno de Duarte piensa que los muelles de combustible y de contenedores sirven para lo mismo y ese es su error.

Las necesidades en materia de turismo náutico son diferentes al de las necesidades comerciales. Y esto incluye capacitar a los proveedores de servicios turísticos del Puerto de cómo se debe atender y comerciar productos veracruzanos para los turistas.

Otro ejemplo de esfuerzo mal aplicado es el de atraer producciones cinematográficas y de televisión a Veracruz. En términos netos ha sido un fracaso y las pocas producciones extranjeras que han venido ha sido por la actividad de scouting que realizan las productoras, y no gracias a Secturc, a pesar de que las personas que tienen a cargo en la dirección de Turismo Cultural mientan que fue por su trabajo (que en realidad lo que buscan es una oportunidad de trabajo fuera de Veracruz).

La responsable carece de experiencia real en esto y para muestra se aprecia que carece de una certificación en esta materia (que ya existe a nivel mundial).

Estas filmaciones son una desgracia para las finanzas públicas veracruzanas, porque cuando Televisa y TV Azteca vienen a filmar telenovelas, lejos de aportar recursos al Estado lo desangran, ya que chantajean a los gobiernos estatales con el tema del cuidado de la imagen y ofrecen a los gobernadores de los Estados y de manera particular al de Veracruz, la oferta de invitar a la familia del gobernador a la ceremonia de inicio del rodaje del churro telenovelero y darle las gracias al final de la telenovela, por las ayudas que dio a las empresas de televisión.

Esas ayudas incluyen pago de boletos de avión a actores y personal de rodaje y administrativo, pago de hospedaje y alimentos, transporte, choferes y gasolina. Todo esto llega alcanzar cifras de decenas de millones de pesos, por lo que resulta una maldición que se filmen telenovelas en Veracruz, no vale la pena que filmen, sin embargo, estos convenios existen, ya que es la publicidad disfrazada del gobernador en turno.

Hay eventos turísticos que no generan empleo, como el Hay Festival, las ferias y cumbres como la del Tajín, en que su 15° edición fue del 20 al 24 de marzo. Se mencionó que se crearían 7 mil empleos, pero se les olvidó decir que serán temporales (el empleo es por dos o tres semanas), y después del evento los empleados serán corridos con una patada en el trasero.

Estas actividades no son permanentes y sólo dan trabajo a acomodadores, vendedores de refrescos y de boletos, prostitutas, proxenetas, venta de droga y de comida. Pero después se despierta a la dura realidad de seguir sin empleo.

Y si hablamos de infraestructura para que lleguen los turistas, los aeropuertos carecen de conectividad, por más que griten lo contrario los funcionarios de la Secturc y la sorda y manipuladora oficina de Comunicación Social del gobierno estatal cuando se inaugura un nuevo vuelo. Nada dicen cuando se suspenden otros. Si el aeropuerto del Puerto de Veracruz, está subutilizado, los otros, como el de El Lencero, son fantasmas.

En materia de recintos feriales, el WTC del Puerto está subutilizado. Actualmente existen en el país 79 recintos feriales, con una ocupación promedio anual entre el 26.1% y el 27.9 %,  (datos de la Association of Hispanic Meeting Professionals, Capítulo México).

Y lo peor es que el gobierno actual quiere inaugurar otros en Córdoba y en Xalapa, so pretexto de crear infraestructura turística (la realidad es que quieren los funcionarios corruptos hacer negocio con la concesión de obras públicas y quedarse con el famoso diezmo. Lo que sucederá finalmente es que nadie los contratará y el gobierno estatal tendrá que absorber las pérdidas por su operación y mantenimiento.  Y sólo los empleará para sus acarreos políticos pagados con miles de cachuchas, camisetas, tortas y refrescos.

Veracruz carece de verdaderas carreteras que lleven a las diversas poblaciones del estado. Sólo comunica con las poblaciones más importantes, pero ciudades como Xalapa tienen calles que  parecen zona de guerra, y espantosos murales en puentes y subterráneos, producto de una ex presidenta municipal que demostró su oportunismo político y lo fácil que es engañar a los xalapeños con promesas huecas. Sin embargo, se debe reconocer que la culpa no es de la india, sino del que la hizo comadre.

El día que se considere el turismo como una de las cinco prioridades estatales, ese día Veracruz empezará  a tener mejores alternativas para los veracruzanos.

La reflexión es suya, hasta la próxima.

NO HAY COMENTARIOS

Deja un comentario