DSC05503

 

Por. Angel Rafael Martínez Alarcon.

El pasado fin de semana del 18 y 19 de mayo del presente año del 2014; en el Puerto de Veracruz se realizaron celebraciones para conmemorar el 490 aniversario del arribo de los primeros doces hermanos franciscanos que fuero solicitados por el propio conquistador de Hernán Cortés quien envía una solicitud al monarca Carlos V de Alemania y I de España. La solicitud fue muy concreta como urgente que la Corona enviara frailes de la orden franciscana para la evangelización de los naturales del Nuevo Mundo. La cuál  se había iniciado 27 años antes, con el descubrimiento o encuentro  de dos mundos, acontecido el doce octubre de 1492. Fue la orden religiosa  que hace 805 años fundará San Francisco de Asís, (1182-1226) en el año de 1209,  misma  que  Hernán Cortés solicita que le sea enviada para los trabajos de la conquista espiritual como algunos historiadores le han llamado. Cristóbal Colón, genovés de nacionalidad pero marino de profesión, luego de andar tocando las puertas de varios reinos europeos para venderles su proyecto de abrir una nueva ruta comercial por el occidente, por fin y gracias a los extraordinarios oficios de los franciscanos de la Santa María de la Rábida, hoy provincia de Huelva, en la Comunidad Autonómica de Andalucía, quienes lograron concertar una entrevista entre los Reyes: Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, titulares de los más diversos reinos de la península ibérica. Colón logra convencer a la reina Isabel de Castilla para su proyecto sea aceptado para abrir una nueva ruta hacia la India. Según cuenta la tradición que la monarca empeño sus joyas para la financiación de la expedición, pero se nos olvida que la Corona estaba rica luego de la expulsión de los árabes de su territorio que lo ocuparon por espacio de siete siglos.

Para el siglo XVI, la orden franciscana gozaba de un extraordinario prestigio, por la sencilla razón que desde sus inicios allá por el siglo XIII, siempre tuvieron como meta vivir las verdades teológicos del cristianismo, el mismo Hernán Cortés estaba imbuido por los postulados franciscanos; son ellos mismo quienes trabajan en la administración de la fe en Extremadura, lugar de origen de conquistador. Quien en 1519, al llegar a tierras de Mesoamérica, era acompañado por dos religiosos: fray Bartolomé de Olmos de la orden de los mercedarios y  Juan Díaz, capellán de la armada de Cortés; este último celebro la primera eucaristía en suelo mexicano, en el hoy Puerto de Veracruz. Para el año 1523, llega el primer grupo de franciscanos integrado por: fray Juan Tecto, confesor del Emperador Carlos V, fray Juan de Aora, natural de Flandes y fray Pedro de Gente, el primer profesor de los indígenas e interesado por las culturas indígenas.

Es el padre Francisco Quiñones, (1475-1540) quien escribe las instrucciones específicas para los frailes que van hacer enviados a la Nueva España. Con fecha del 24 de enero de 1524, zarpan  de San Lucas de Barrameda hacia la Nueva España, el segundo grupo de doce franciscanos, quienes llegan a Veracruz puerto, el 13 de mayo de ese mismo año, luego de casi cuatro meses de travesía marítima, previa escala en La Habana, integrado por: Martín de Valencia, Francisco de Soto, Martín de Jesús, Juan Juárez, Antonio de Ciudad Rodrigo, Toribio de Benavente, García de Cisneros, Luis de Fuensalida, Juan de Ribas, Francisco Jiménez, Andrés de Córdoba, y Juan de Palos. Todos ellos realizaron una gigantesca labor de evangelización entre los pobladores de Mesoamérica, sólo con la predica del evangelio cristiano; sino sus aportes para el rescate de la historia de los pueblos indígenas, lo encontramos en las más diversas crónicas levantadas por los franciscanos durante todo el siglo XVI. Sin dejar de mencionar que hubo casos de exceso de violencia, las conquistas nunca han sido románticas.

La impronta franciscana del siglo XVI dejo  en la mayoría de las poblaciones del centro de Veracruz, iglesia, fiestas patronales, edificios que dan testimonio de su estancia en Veracruz; en las  Relaciones Geográficas de 1580, encontramos  muy detalladamente la obra de los franciscanos de las primeras generaciones.  Gloria Jiménez, publicó  La ruta franciscana en Veracruz, cfr.:http://www.martinezalarcon.info/search?q=la+ruta+franciscana&x=15&y=8. En la catedral de Xalapa de la Inmaculada, se conserva la Cruz Vacia, es la reliquia más antigua que cuenta la ciudad; dicha cruz se realizó con mástiles de las naves de Hernán Córtes, es custodiada por los hermanos franciscano de la ciudad.