“La acumulación de errores y abuso en el manejo de los recursos públicos llevaron al campo veracruzano a una realidad inimaginable, mucha tierra con vocación agrícola ociosa, manifestaciones de pobreza extrema en un territorio que debería ser fuente de prosperidad. Durante el recorrido por diversas regiones del centro de la entidad, encontramos opiniones de auténticos productores de la pequeña propiedad y del régimen ejidal, donde la constante fue la inconformidad, la protesta por el desempeño de los funcionarios responsables de programas de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario, Forestal y Pesquero – Sedarpa -, donde abundan compromisos incumplidos con la gente del campo, de corte selectivo favoreciendo a dirigentes de organizaciones, cuyo dinero jamás lo convierten en producción de alimentos”. Escribe Mario Vázquez Sandoval, en el Dictamen de hoy.

Describe la desidia entre los responsables de este sector en Veracruz, “preocupados enver quién desvía más dinero público hacia sus cuentas personales”.