Por Sabino Cruz V.

En el imaginario colectivo del mexicano está el pensamiento de que aquel parabién que quieras, pienses o desees para alguien se los hagas saber estando vivo, pues ya muerto, no tiene sentido que levantes pirámides, obeliscos o templos para honrar su memoria. No obstante, somos un pueblo tan desmemoriado que solo estando muerta la persona, nos acordamos de lo mucho que le queremos o de las acciones que realizó y de las que quizás hoy estemos disfrutando.

Afortunadamente no es el caso de un xalapeño por los cuatro barrios, ya que recientemente fue motivo de homenaje por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), a través de la Dirección General de Danza, al cumplir cincuenta años de trayectoria artística; personaje señero en la edificación/continuación de la danza escénica moderna/contemporánea, tanto en la formación de innumerables bailarines como en la creación de obras coreográficas.

Miguel Ángel Palmeros, que da sus primeros pasos de danza en la década de los sesenta al lado de Tulio de la Rosa en el recién inaugurado Teatro del Estado, para continuarlo en el Ballet Nacional de México, el Ballet Independiente, y el Ballet Teatro del Espacio, tiene el mérito de ser pionero en la organización de grupos no subsidiado o independiente y uno de los pocos especímenes vivos ejemplo del bailarín mexicano.

Entre las múltiples acciones que ha realizado durante estas cinco décadas, está la creación de más de 150 obras coreográficas, impartir cursos por todo el país, participar como jurado en concursos de danza y asesorar en la formación de grupos/compañías o planes de estudios. En reconocimiento a su trayectoria, desde 2008 es miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte del FONCA.

Sin embargo, no puedo dejar de mencionar que no es profeta en su propia tierra, pues desde la década de los setenta/ochenta en el que eran frecuentes sus visitas de trabajo a la Facultad de Danza UV, en la actualidad poco/nada saben las nuevas generaciones de su existencia. Lo cual es altamente criticable pues, amén de ser una personalidad reconocida nacional e internacionalmente, la metodología dancística por él creada tendría que estar incluida en el plan de estudios de la licenciatura. Pero si esto es mucho pedir, bien la Universidad Veracruzana le debería conceder el doctorado honoris causa.

En otro orden de ideas, si me permite le comento que del 9 al 18 del mes y año que corre, se llevará a cabo en la capital de los veracruzano la vigésima primera edición de la Feria Internacional del Libro Universitario en las instalaciones de La Casa del Lago UV. En el evento expondrán más de quinientas casas editoras nacionales y extranjeras, se presentarán cincuenta novedades editoriales; se entregará la Medalla al Mérito Universitario a cuatro destacados científicos, los doctores: Luis Estrada Martínez y  León Olivé Morett, ambos de la Universidad Nacional Autónoma de México; Lilia América Albert Palacios, del Centro de Investigación y Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional y Miguel Ángel Jiménez Montaño, de la Universidad Veracruzana.

El tema central girará sobre la ciencia y la tecnología, por lo que el Foro académico “Ciencia y tecnología” reunirá a más de 30 científicos y literatos que analizarán la problemática presente y futura sobre la ciencia, la tecnología y la innovación. También habrá una Muestra Internacional de Audiovisual Científico. Otro de los imperdibles es el homenaje a Octavio Paz, Efraín Huerta, Julio Cortázar y José Emilio Pacheco.

La FILU en esta ocasión está dedicada a Brasil, motivo por el cual entre los invitados especiales están Joca Reiners Terron, poeta, narrador y editor brasileño y María Alzira, escritora brasileña; habrá un ciclo de cine carioca, un stand con libros de la Asociación de Editoriales Universitarias de Brasil.

Entre las personalidades que se verán otear por entre pasillos y corredores se mencionan a Sergio Pitol, Adolfo Castañón, Enrique Semo, Hernán Lara Zavala, David Huerta, Enrique Serna, Marcelo Uribe, Eduardo Matos Moctezuma,  María Teresa Uriarte, José Luis Calva, Ruy Pérez Tamayo, Joaquín Cosío, El Fisgón, Patricio, Rapé, entre otros.

Se entregará el Premio Hispanoamericano de Poesía Ernesto Cardenal al poeta Ángel González Quesada, de Salamanca, España; el premio a Primera Novela Sergio Galindo; el Premio Nacional al Estudiante Universitario en sus categorías Carlos Fuentes, ensayo; Sergio Pitol, relato y José Emilio Pacheco, poesía; y el Premio La Ciencia y el Hombre a Rafael Bullé-Goyri Minter.

El horario de la FILU será de 11:00 a 21:00 con excepción del viernes 16 mayo donde habrá venta nocturna hasta las 23:00 horas. Las sedes son la Casa del Lago UV, la Unidad de Artes (Facultad de Música, Galería AP, auditorio Fernando Torre Lapham), Universidad Veracruzana Intercultural, El Ágora de la Ciudad, la Biblioteca Carlos Fuentes, el corredor Cultural Carlos Fuentes y la Unidad de Servicios Bibliotecarios y de Información. El programa general  se puede  consultar en la página www.uv.mx/filu.