Con un porcentaje del 56.7 de los votos emitidos Gustavo Madero retuvo la presidencia de su partido, el PAN. Su oponente Ernesto Cordero alcanzò el 43. 2% de la votación, reconoció su derrota asegurando que no impugnará la elección; agradeció a quienes se adhirieron a su proyecto con el argumento de que el PAN es algo más que una elección, una actitud que lo enaltece y borra cualquier sospecha de ruptura.