inseguridad1

Xalapa, Ver. 29 de May (SPI/ Kaeyoscopio).- Los lugares más seguros para los niños, adolescentes y universitarios, después de la casa, debería ser la escuela, pero eso es en teoría, pues la delincuencia ha llegado hasta las aulas: bullying, acoso, abuso, robos, amenazas y hasta balaceras o “levantones” fuera del colegio, alerta Alejandro Desfassiaux, presidente de Grupo Multisistemas de Seguridad Industrial.

Hay programas de prevención como “Escuela Segura” y “Constrúyete” en niveles básicos y algunas escuelas han incrementado su vigilancia interna, pero 65% de las universidades no cuenta con un manual de seguridad.

“Es triste, alarmante y desalentador que cada día más niños y jóvenes sean víctimas de la violencia, ya sea en su propia escuela o bien que ingresen a las filas de la delincuencia orillados por cuestiones de violencia familiar, escolar y social”, indica.

“Es prioritario que cada colegio instale sus propios sistemas y personal de seguridad con empresas serias, certificadas y profesionales. Es imperativa la vigilancia en el interior y exterior de las instalaciones. Sistemas de intrusión, videocámaras, circuitos cerrados de televisión y guardias son necesarios para disminuir los riesgos.”

La amenaza va desde el bullying hasta la venta de drogas o alcohol, abuso sexual y ataque con violencia a los estudiantes, fuera del plantel. La seguridad no es un gasto, es una inversión y una escuela, pública o privada, debe implementarla, desde la prevención hasta cómo actuar en una contingencia, en su opinión.