Nadie ignora que cuando un Secretario de despacho se presenta ante el Congreso, ya sea del gobierno federal o el de una entidad federativa, lo hace previa autorización de su jefe, el presidente o el gobernador, según el caso. Salvo en las ocasiones en las que constitucionalmente están obligados, como comparecer para detallar lo que informa el ejecutivo, en los demás casos, por más que los diputados brinquen o salten no estarán en el Congreso, salvo que el jefe les ordene; más aún cuando la mayoría la tiene el partido en el gobierno. De cualquier manera hay expectación sobre lo que hoy informará Buganza al Congreso local. Ojala no resulte como un parto de los montes y sólo se limite a repetir que hubo desviación de recursos, porque eso ya lo sabemos en todos lados.