mercado

Xalapa, Ver. 26 de May. (SPI/Kaleydoscopio).-Una creencia popular es hay que visitar las cantinas, kioscos y mercados para conocer los pueblos a los que se llega, pues son lugares donde la gente se reúne para beber, recrear o comprar alimentos.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en el Distrito Federal los mercados populares proveen a una población de casi 9 millones de habitantes.

La Secretaría de Desarrollo Económico (Sedeco) informó que en los mercados públicos operan 70,636 comerciantes, 21 mercados son de autoadministración y 302 son administrados por las delegaciones.

“Conocer las habilidades de mercado de otros países coadyuvan a mejorar y consolidar estrategias propias para hacer frente a la competencia que actualmente agobia a la red de abasto y distribución de alimentos de la capital mexicana”, afirmó Miriam Saldaña Cháirez, presidenta de la Comisión de Vivienda de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal.

De los comerciantes instalados permanentemente en bienes de dominio público o de particulares dependen más de 17,300 familias, siendo el porcentaje más alto el de las mujeres dedicadas a dicha actividad, apuntó la legisladora.

En 2014 los mercados públicos de la capital mexicana cuentan con un presupuesto etiquetado de 203.3 millones de pesos, de los cuales las 16 delegaciones invierten 175.6 millones en trabajos de mantenimiento preventivo y correctivo; además, la Sedeco destina 15 millones y medio de pesos para su protección y fomento; se destinan 12.2 millones de pesos en la recuperación del mercado de La Merced.

El abasto popular en la capital tiene un intensa actividad comercial distribuida en los 16 órganos políticos administrativos en los que se albergan 325 mercados públicos, 205 concentraciones de comerciantes, mil 420 tianguis, 52 mercados sobre ruedas y una central de abasto, informó.

Los mercados públicos, comerciantes de tianguis y mercados sobre ruedas, registran un déficit cada vez mayor en sus ventas porque sus sistemas de comercialización compiten en desventaja con las redes de mercadeo de autoservicio, indicó.

“Ellos hacen bien su trabajo, estas cadenas de autoservicio cada vez venden más y no están haciendo las cosas mal, las hacen tan bien que aumentan sus ventas; por eso, es bueno preguntarse qué pasa con la red de abasto y distribución de mercados públicos para hacer frente a esta competencia”, indicó.