Plazas magisteriales

Xalapa, Ver. 11 de May. (SPI).- Los gobiernos de doce estados del país, entre ellos Veracruz, otorgaron de manera masiva y sin someter a concurso plazas magisteriales que habían quedado vacantes.

De acuerdo con una investigación realizada y publicada por el diario “Reforma”, el Gobierno estatal, de manera conjunta con el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, asignaron de manera directa tres mil 200 plazas magisteriales.

La investigación periodística, descubrió que en los últimos ocho meses, en 12 estados se otorgaron, bajo procedimientos antiguos, 34 mil 312 plazas para docentes que no tenían base.

En el Distrito Federal la sección 9 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación entregó esa categoría a 5 mil maestros en un día; mientras que Oaxaca asignó de manera directa y sin concurso 6 mil plazas; Puebla, con 3 mil 500, y Veracruz, con 3 mil 200.

El diario de circulación nacional, denunció que con estas asignaciones, los gobiernos estatales y los líderes sindicales del SNTE  evadieron el concurso de plazas magisteriales y burlaron la reforma educativa.

Y es que la cifra de puestos definitivos concedidos por las autoridades educativas en conjunto con el SNTE supera a las disponibles para concurso, cuyo proceso arrancó el 12 de abril.

Reforma explicó que “bajo la nueva modalidad de la reforma, se pusieron a prueba puestos tanto para egresados de escuelas normales como para aquellos que salen de las universidades o ya dan clases sin tener aún un nombramiento definitivo”.

El número de espacios disponibles contrasta con las cifras del Censo de Maestros de Educación Básica del Inegi, según el cual en los estados hay 114 mil 998 puestos por jubilaciones, retiros o fallecimientos.

Éstos, según la Ley General del Servicio Profesional Docente, deben convertirse en vacantes definitivas y concursarse.

Sin embargo, en el lapso de promulgación de la reforma y entrada en vigor del primer concurso, gobiernos y dirigencias sindicales agilizaron procesos de basificación para miles de maestros para así “apartar” las plazas.