El puntual seguimiento que diputados del PRI y otros partidos le están dando a sus denuncias contra Miguel Ángel Yunes Linares hace pensar que algo hay detrás de su insistencia, no solo lo que se muestra en la apariencia, que en sí no cuenta con fundamento alguno. Ya ordenaron al Orfis intervenir, ya acudieron a la PGR, ahora estuvieron en el INE. El tiempo que todo lo descubre lo develará sin duda, pero mientras tanto los pasos que están siguiendo avisan de motivaciones más allá de lo que se ve. Téngase en cuenta que hay grupos políticos cuyo futuro se cifra en la elección que viene y la que le sigue.