Mientras que en México el sistema presidencialista evita que las discrepancias en el gabinete trasciendan a las políticas públicas diseñadas e implementadas por el gobierno, en Francia, en cambio, con otro régimen de gobierno, las disensiones en el gabinete pueden ocasionar la renuncia de todo el equipo. Ya se sabe que en Francia el presidente es producto de una elección y que formará gobierno con un primer ministro que puede incluso pertenecer a partido diferente. Por esta circunstancia el presidente Francois Hollande disolvió el gabinete al haberse dado serias discrepancias entre miembros de su gabinete y el primer ministro. La manzana de la discordia es la política económica de austeridad seguida por el gobierno, apegada a la dictada por el gobierno alemán y que el Partido Socialista Francés no está de acuerdo en seguir, de allí las discrepancias en el gobierno y la causa de las renuncias.