De Francisco Garfias, en Excélsior

El gobernador de Veracruz, Javier Duarte, cambió radicalmente las reglas del juego político en el estado. La iniciativa que envió al Congreso local para empatar la elección de gobernador y diputados locales con la de la Presidencia de la República y los legisladores federales modificó la baraja de jugadores.

Los que quieren por seis años le hacen el feo a la minigubernatura. Ni José Francisco Yunes ni Héctor Yunes Landa tienen interés en gobernar por 24 meses. Prefieren esperar 2018. Son senadores los dos.

El cambio abrió espacio a nuevos aspirantes en el PRI. Son varios los que alzaron la mano para ser “mini candidatos”:

El diputado federal Alejandro Montano, hombre cercano a Miguel Alemán, forma parte de esa lista. El actual secretario de Gobierno, Erick Lagos; el de Desarrollo Social, Jorge Carvallo, el vocero del gobierno del estado, Alberto Silva, y el exdiputado federal, Adolfo Mota, la completan. Nos aseguran que a este último lo promueve el senador Emilio Gamboa.

“El Congreso del estado ha manifestado que no hay prisa. Que la aprobación de la iniciativa podría darse este año o el que sigue”, puntualizan fuentes vinculadas a los aspirantes.