En una interesante entrevista publicada este día en el Universal, el ex presidente Felipe Calderón revela las dificultades que le opusieron el PRI y el PRD para que en su gobierno se llevaran a cabo las reformas que ha logrado concretar el gobierno de Peña Nieto. Al reconocer que eran necesarias esas reformas, convenientes además, reveló que para acceder a las reformas el PRI y el PRD pedían demasiado y que la mala fortuna de perder a dos secretarios de Gobernación, Mouriño y Blake, desaceleraron la intención por el desfase operativo que se produjo en su gobierno.