El Índice de Competitividad Estatal señala a Veracruz como una de las entidades del país con mayores retrocesos en materia de competitividad. En esa escala se muestra a Quintana Roo, que bajó del 10 al 16 sitio se acompaña de Tamaulipas con 9 al 14 y de Veracruz que va del 23 al 26. Es decir, estamos muy lejos o debajo del Distrito Federal, Nuevo León y Baja California Sur. En esta última entidad la población ocupada gana 48 pesos por hora. En contraste, Guerrero, lugar 30, tiene un bajo porcentaje de su población con estudios superiores. En Veracruz sólo 8 por ciento de la población económicamente activa cuenta con educación superior, y el promedio nacional es de 25%. Es obvio, la medición no nos favorece.