“La economía veracruzana se derrumba”, así comienza un interesante artículo del investigador de la Universidad Veracruzana, Hilario Barcelata. Anota que la economía estatal se derrumbó en el primer semestre del presente año a un -0.7%, hay una caída de –1.3% en dos años, lo que indica un severo desplome de la actividad económica en este estado. Esta situación es el reflejo de la aminoración en sectores productivos: las actividades primarias (agricultura, ganadería, pesca, etcétera) cayó -2.3% en los dos últimos años; el sector industrial se desplomó en -4.4 %, en el mismo periodo 2012-2014. El sector terciario (comercio y servicios) tuvo un repunte de 3.5%, que no ayuda mucho porque “es el sector de más baja productividad, el que menos riqueza produce y el que peores empleos genera”. En contraste: Aguascalientes creció un 9.8%, Zacatecas 8.8%, Colima y Michoacán 6.3% y Baja California Sur 5.3%. ¡Qué lejos estamos!