Si bien se vio obligado a dejar la presidencia del PRI en el DF, Cuauhtémoc Gutiérrez libró la cárcel porque la Procuraduría dictaminará que no se obtuvo la suficiente información que documentara un posible delito. De esta manera queda el empate entre Carmen Aristegui y Ciro Gómez Leyva, la primera porque con su reportaje periodístico logró que el dirigente priista renunciara al cargo y Ciro porque Cuauhtémoc no va a la cárcel. De cualquier manera, el ex dirigente mantiene un dominio en la estructura partidista del Distrito Federal, controla su Consejo Político y podrá designar candidatos a diputados federales el próximo año. No por nada contó con el apoyo del CEN de su partido, porque sigue siendo un factor de poder en el PRI del Distrito Federal.