drogas-slider

Xalapa, Ver. 13 de Ago. (SPI/Kaleydoscopio).- El consumo de drogas crece entre los mexicanos desde la primera década del siglo XXI, la Encuesta Nacional de Adicciones (ENA 2011) indica que de 2002 a 2012 se incrementó 0.8 a 1.5% entre personas de 12 a 65 años. Escenario en el cual las políticas punitivas no han dado los resultados esperados y las de reducción de riesgos y daños son casi nulas en México.

Para Elisa Sánchez, coordinadora del programa para América Latina del Transform Drug Policy, no sólo falta inversión pública para aplicar programas de reducción y prevención en el consumo de sustancias ilegales que funcionan, sino “en general el sector salud opera con muchos recursos, pero lo que llega para combatir las adicciones esta monopolizado por centros de tratamiento y burocracia”.

“Desde el marco normativo existen limitaciones, aunque la reducción de riesgos y daños está contemplada en la Norma Oficial Mexicana 028, como intervenciones específicamente orientadas a la prevención de VIH entre usuarios de drogas inyectables.

“Se olvida que estamos hablando de una población en riesgo diversificado como los usuarios de cocaína fumable, inyectada, crack bazuco (pasta base de cocaína); hablaríamos de otras intervenciones que requieren de otro presupuesto e incluso de diseño de protocolos de intervención adecuados”, cuenta la experta.

Las políticas punitivas y un gasto excesivo acarrean problemas sociales como la violación de derechos humanos y la corrupción de la administración pública y de seguridad.

En el Distrito Federal, la Fiscalía Especializada Contra el Narcomenudeo informó que 83.4% de las averiguaciones previas iniciadas de agosto de 2012 a mayo de 2014 fueron por posesión sin fines de comercio; la capital mexicana es la tercera entidad con más detenciones por presunción de narcomenudeo, detrás de Baja California y Jalisco.

Los datos oficiales muestran que de 9,571 detenidos 72% fue por posición simple, es decir, 6,891 personas. El mismo caso se dio con 6,539 personas consignadas al Ministerio Público, 4,706 fueron remitidas sólo por posesión.

Sánchez explicó que México está transitando hacia un cambio de visión del consumo de drogas epidemiológico. “Más importante que tener los números de quién, cuánto y qué tipo de drogas se consumen, es diseñar las intervenciones que se harán para atender, acompañar y apoyar a las personas con consumos problemáticos, quienes no pierden su derecho a la salud, no dejan de ser seres humanos que se debe tratar con dignidad”.

Grecia, un caso para aprender

Desde hace años Grecia padece una severa crisis económica y social pese a que pertenece al bloque de la Unión Europea. Las políticas de austeridad también limitaron el acceso de las fuentes de empleo y servicios de salud que provocaron un incremento de heroinómanos y enfermedades sexuales como el VIH SIDA.

Lisa Sánchez narró que los griegos no tenían los servicios de reducción de daño para que las personas que ya consumían lo hicieran de manera segura, y los mandaban a la clandestinidad a comprar la heroína en el mercado negro, sabiendo que las policías lo extorsionarían por portar jeringas o droga y eso generó el incremento de 320% de infecciones de VIH.

“Ahora el gobierno griego está tapando el pozo y remediando la enfermedad y le tomará muchos más millones de euros y años para llegar como estaba antes de la explosión de VIH. La lección aprendida es que siempre es mejor prevenir pero prevenir incluso en la disposición y disponibilidad de servicios de reducción de riesgo y daño antes de que nos exploten epidemias más complicadas de salud pública”.