Por Sabino Cruz Viveros

1 de agosto de 2014

Oiga, si bien ya pasaron varios días del susto, pero no quiero dejar de preguntarle cómo le fue con el temblor. Mire que sí estuvo algo fuerte ─aclaro que le estoy preguntando por el movimiento telúrico y no por la aprobación de las leyes secundarías para la explotación/comercialización del petróleo y la energía eléctrica generada tanto por la precipitación de grandes cantidades de agua, la nuclear, la eólica como por la que se obtiene del calor interior de la tierra─ tanto que a muchas personas les hizo recordar el temblor del 73 que tuvo su epicentro en el municipio de Orizaba, con daños y pérdida de vidas, hasta ese momento sin referentes históricos.

Ese terremoto sí que estuvo muy para no olvidar, pues además de la ciudad de Orizaba, sufrieron las consecuencias los municipios de Ixtaczoquitlán, Córdoba, Nogales, Río Blanco; así como algunos municipios del estado de Puebla, Hidalgo y el Distrito Federal. Cosa que afortunadamente no pasó esta vez; pero, ya ve usted como son los malhoras que inmediatamente tomaron a chunga el asunto y congestionaron las redes sociales con comentarios de que un gobernador se había caído de la cama; aunque también no faltaron [email protected][email protected]”, que hicieron su agosto.

Aclaro que no todos lo hacen sobre la base de un movimiento de tierra, pues también los hay quienes centran sus discursos sobre otro tipo de movimientos. Si lo duda, ahí están los nuevos partidos que a partir de este viernes 1 de agosto recibirán las prerrogativas que marca la Ley Electoral del país: me refiero al Movimiento Regeneración Nacional (Morena) de Andrés Manuel López Obrador; Encuentro Social (PES) de Hugo Eric Flores Cervantes; y el Partido Humanista encabezado por Ignacio Irys Salomón, Javier López Macías y Ricardo Pinacho Ruiz. Entre los tres institutos políticos se repartirán la nada despreciable cantidad de 36.3 millones de pesos para “capacitación política, y franquicias postales y telegráficas”.

Se preguntará usted esto que tiene que ver con el temblor de hace unos días o el de hace más de cuarenta años; y quizás tenga razón hacer la pregunta, pero si le dijera ─o en su caso recordara, si es que ya lo sabe─ que uno de los tres partidos está respaldado, es decir, es promovido por la Iglesia Evangélica Mexicana, don Benito Juárez García y todos los miles de hombres/mujeres que derramaron su sangre por separar al Estado de las religiones, estarían concentrando energías que harían de estas tierras pluma que mueve el viento.

Me refiero al Partido Encuentro Social, que tiene en la dirigencia al que algunos medios señalan como pastor evangélico, vinculado con el ex presidente Felipe Calderón y que presenta como principio ideológico el exaltar los valores y encaminar una visión propia de la tercera vía. Propuesta nada descabellada, pero si esto lo entienden como el rechazo a las libertadas y derechos que ya se habían ganado, como la decisión de las mujeres sobre su cuerpo y el respeto a la diversidad sexual, ahí como decían las abuelas “la mula torció el rabo”.

Es cosa de esperar a ver como se mueve el que será el primer partido abiertamente apoyado por un movimiento religioso nacional. ¡Claro! si a los juaristas, con su fieles representantes los masones, todos los que se autonombran ateos y la caterva de profesionales de la política que viven del erario público, no olvidan que el artículo 130 Constitucional es la génesis de su ser y estar en la arenga política.

Comentario Breve

A la inseguridad que vivimos los que hacemos de la palabra oral/escrita el medio para expresar nuestras inconformidades, denunciar los actos de injusticia, hoy se suma la intimidación, el secuestro, el acoso de las organizaciones populares. Desde este espacio me sumo a la protesta enérgica por la agresión, física, moral y psicológica a la compañera Claudia Guerrero Martínez, del grupo de profesionales del bloqueo, “Los 400 pueblos” comandado por César del Ángel Fuentes. Agresiones de esta naturaleza no solo envilece la joven democracia de nuestro país, sino a los políticos que patrocinan organizaciones que manipulan bloqueos, cierre de válvulas y el chantaje, para su lucro personal.

En otro orden de ideas, y según el decir de los libreros, la Vigésimo Quinta Edición de la Feria Nacional Infantil y Juvenil ha sido buena en cuanto a ventas se trata, pues a mitad de la misma ya contaban con ganancias considerables. Bien por ellos y bien por los organizadores, aunque me sigue haciendo ruido eventos de esta naturaleza y el bajo nivel de consumo literario a nivel estatal/nacional. Algo se está haciendo mal o no se está haciendo. Mi deseo es que no tengamos que esperar otros veinticinco años para ver el consumo a la alza.

Bien también por el reconocimiento/homenaje a doña Lourdes Hernández Quiñonez, por parte de los organizadores, pues ella fue la artificie de esta Feria; mal por don Javier Duarte de Ochoa que a última hora canceló su participación. Sus razones tendrá, pero nada justifica que no se haya sumado al reconocimiento “estatal” a una mujer que con su trabajo contribuyó a la grandeza de Veracruz.