El anuncio acerca de la conclusión del distribuidor vial para octubre próximo da un respiro a los pobladores de la ex pujante ciudad petrolera de Poza Rica; también a los comerciantes del rumbo porque han visto merma en sus negocios durante el tiempo que ha demorado la construcción. Entre otras características de esa nueva arteria citadina es que el ayuntamiento no extendió permiso alguno para su construcción, está a cargo de la empresa SIGMA, cuenta con 4 kilómetros de extensión, comenzó en 2011 y su costo original era de 340 millones de pesos, todo costeado por la paraestatal PEMEX.