Si se hace realidad lo de la instalación de las cámaras de vigilancia para brindar seguridad a los deportistas que asistirán a los Juegos Centroamericanos y del Caribe será una de los logros que dejen los Juegos a las ciudades que serán sedes deportivas; aunque a todas luces la medida se antoja improvisada, porque si no saben a estas alturas si serán 200 o 400 cámaras significa que no hay proyecto alguno. También exhibe que se aprovecha para agregarle a los recursos del subsemun lo que se le pueda sacar al presupuesto de estos Juegos para comprar esas cámaras de las que ya se ha hablado mucho y que según Protección Civil ya se cuenta con el recurso. Faltan 90 días, la fecha está encima, pero tendrán que licitar la compra y luego colocarlas, eso al ritmo de nuestra burocracia consume tiempo.