En el marco de las recientes reformas hechas por la Cámara de diputados del Congreso de la Unión queda establecido que las entidades federativas están obligadas a canalizar parte de los recursos que por ingresos petroleros a contener la crisis en sus sistemas de pensiones: “una vez que las reservas del Fondo de Estabilización de los Ingresos de las Entidades Federativas alcancen su límite máximo, los recursos que le destine el Fondo Mexicano del Petróleo, así como los ingresos excedentes que tengan como destino dicha base, serán destinados al pago de sistemas de pensiones de las entidades federativas”. La medida nos debe dar idea del grave problema que representa sostener la ola de nuevas jubilaciones y pensiones en el país. Un grupo de entidades, entre las que se encuentra Veracruz, presentan mayores riesgo a corto plazo porque tienen que aportar recursos adicionales de sus presupuestos al pago de las pensiones, según la calificadora Moody`s.