Por Mario Javier Sánchez de la Torre

22 de agosto del 2014

 

    Sin lugar a dudas la forma en que el Instituto Nacional Electoral (INE) se ha venido organizando desde su creación ha sido rápida. Lo que puede deberse a dos cosas: por una parte que nace sobre la estructura del desaparecido y eficiente en un principio Instituto Federal Electoral (IFE) y por la otra, a que sus nuevos directivos son realmente muy eficientes y que tienen que estar a tono con la velocidad en que se han llevado a cabo las reformas constitucionales emanadas del llamado Pacto por México, en el cual participaron las tres principales fuerzas políticas del país: el Partido de la Revolución Democrática, el Partido Acción Nacional y el Partido Revolucionario Institucional.

    La última acción que el INE ha llevado a cabo, ha sido que su Consejo General aprobó los lineamientos generales recomendados a los noticiarios, sobre la información y difusión de las actividades de precampaña y campaña de los partidos y candidatos independientes para el proceso electoral federal del próximo año 2015.

    En la sesión extraordinaria que se aprobó este interesante y delicado tema, los consejeros electorales del INE manifestaron que las recomendaciones al respecto no tienen la intención de afectar la libertad de expresión, ni tampoco la libre manifestación de las ideas y que tampoco pretenden regularlas. Con lo cual lo que están haciendo es amarrarse el dedo, ante la problemática que saben se presentará en el momento de tratar de regular esta delicada e importante situación.

    Ya que estos lineamientos están basados en la prohibición que tiene nuestra Carta Magna de transmitir conjuntamente publicidad o propaganda con información de tipo periodístico y noticiosa, entre otros. Lo cual ya desde procesos pasados y también durante el análisis y aprobación de las recientes  reformas constitucionales, causaron tal desagrado entre la población y discusión entre los integrantes de las cámaras que integran el Congreso de la Unión, que tuvieron que dar marcha atrás en este tipo de propuestas, principalmente cuanto se abordó el tema del internet.

    Hasta el momento no tenemos conocimiento si esta regulación será solamente en noticiarios de radio y televisión, y si también incluye a los miles de noticiarios que se transmiten a través de los periódicos virtuales que pasan a través de la red. Lo que provocaría de inmediato una reacción en contra de esta flamante institución electoral de tales dimensiones, que antes de que inicie la organización del próximo proceso electoral con el cual se estrenará, de inmediato pasaría al descredito y se convertiría en una institución de represión en contra de la libertad de expresión. Pues si actualmente hay en México un espacio en el cual realmente se respete esta libertad de expresión en todos sentidos, es precisamente en internet.

    Espacio en el cual no solamente debe cuidarse la permanencia de esta libertad, sino trasladarse a los medios como la radio y la televisión y en forma muy especial a los desacreditados medios impresos, pues como lo ha manifestado el presidente del Consejo General del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdoba Vianello, que es primordial en las democracias el papel de los medios de comunicación, en especial los electrónicos por la gran penetración que tienen entre los diferentes grupos sociales.

    Pero lo señalado en los párrafos anteriores es solamente una de las problemáticas que tendrán que enfrentar los eficientes y nuevos servidores públicos del INE, que tengan a su cargo el monumental monitoreo que tendrán que hacer a los miles de medios de comunicación que hay en el país o en los estados, cuando se trate de elecciones estatales, sino también el problema más importante sobre este tema que es: quien o quienes definirán cuando se transmitió publicidad o propaganda y cuando se transmitió información periodística. O cuando cualquiera de estas tres acciones se transmitieron conjuntamente, cometiendo así un delito. Quién será el inteligente y sabio que condenará a cualquier comentarista de radio, televisión o internet, que haya hecho algún comentario y que le diga que cometió un delito, por tan solamente nombrar algún partido político o el nombre de algún precandidato o candidato independiente. Quien podrá señalar la diferencia entre una noticia, un comentario y lo que es propaganda. Ojalá a la brevedad el INE nos indique s todos los que nos dedicamos a la comunicación, los nombres y Curriculum Vitae, de los consejeros, directores o subdirectores del INE que desarrollarán esta interesante tarea. Hoy hasta aquí, pero aún falta mucho por comentar al respecto. Hasta el lunes. noti-sigloxxi@nullhotmail.com