El hallazgo debajo del templo de La Serpiente Emplumada de Teotihuacán revela la riqueza histórica de la época precolombina en nuestro país, un pasado del que debiéramos enorgullecernos quitándonos el velo que nos pusieron los “conquistadores” a partir del cual sentimos vergüenza de lo autóctono. Caracoles, esqueletos de Jaguares, pelotas de hule, esculturas de piedra verde, cerámica y muchos vestigios más que están develando un pasado rico en sabiduría humana y de gobierno. ¿Cuánto más no habrá en el subsuelo mexicano? El 30 y 31 de octubre próximo se celebrará el simposio “Proyecto Tlalocan” en el Museo de Antropología de la Ciudad de México, entonces conoceremos un episodio más de los muchos que encierra nuestra rica historia precolombina.