Debido a la interrupción de las líneas de avenencia entre el gobierno del estado y la empresa Cotuco encargada de la construcción del túnel sumergido en Coatzacoalcos, la conclusión de esa obra en futuro próximo se antoja problemática. Ahora es probable que sobrevenga un pleito jurídico entre la empresa y el gobierno, lo que obviamente retrasaría la conclusión de las obras porque las posiciones están muy encontradas. Y si Cotuco, empresa de españoles, decide irse a una Corte internacional el plazo se alargará, ¿no sería mejor un mal arreglo que un buen juicio?