luis-alberto-villarreal

Xalapa, Ver. 21 de Ago. (SPI/Kaleydoscopio).- La sociedad mexicana cobrará al Partido Acción Nacional (PAN), en las elecciones federales de 2015, el que algunos de sus diputados hayan participado en una fiesta privada con bailarinas a principios de 2014, opinan 75 de cada cien encuestados por Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE) entrevistados telefónicamente por todo México.

31.3% de los entrevistados por de GCE el miércoles 20 de agosto, consideraron que el costo del festejo de legisladores panistas en Puerto Vallarta con bailarinas de table dance, será muy alto, en tanto que 23.8% piensan que algún efecto negativo habrá y 19.9% que el daño será poco. 20.8% dijo que la sociedad no pasará la factura al PAN.

Son más las mexicanas que piensan que habrá un daño electoral por la conducta privada de los panistas fiesteros, suman 68 por cada 52 hombres que comparten este pronóstico.

El hecho que un buen porcentaje de mexicanos piense que los panistas pagarán en las urnas por la fiesta con taiboleras, no golpeó demasiado al panismo.

Al menos eso parece, ya que cuando se preguntó si al conocerse el hecho la gente cambio o mantuvo su opinión sobre el PAN: 60.7% de los ciudadanos dijo que no se modificó su idea sobre el panismo, pero 28.4% respondió que sí hubo un cambio y 10.9% no respondió o contestó que no tiene idea.

De 600 ciudadanos consultados sobre si ¿conocían la información de la fiesta panista con bailarinas? 54.9% respondió que sí, 44.9% que no.

El baile en un lugar privado costó el puesto del coordinador de los diputados del PAN, los encuestadores de Gabinete (www.gabinete.mx) preguntaron a la ciudadanía si la sanción aplicada por el presidente de Acción Nacional, Gustavo Madero fue justa.

Y prácticamente un tercio (62.4%) de la sociedad la consideró adecuada, mientras que a 23 de cada cien entrevistados les pareció excesiva y 14 no respondieron o dijeron que no saben cómo valorarla.

El escándalo estalló cuando apareció en los medios un video de la fiesta y sobre el tema GCE indagó sobre si ¿la divulgación de lo sucedido es parte de una estrategia de guerra sucia contra el diputado Luis Alberto Villarreal, que estuvo presente en la reunión y se le exhibió bailando?

La opinión pública en México se halla dividida, 38.9% de las personas entrevistadas dijo que sí es parte de una campaña de desprestigio, pero 36.4% niega que sea una estrategia para dañar al político panista. Una cuarta parte de la sociedad mexicana guardó silencio ante el espinoso tema o prefirió salirse del campo de acción y decir “no sé”.