La Organización Mundial de la Salud califica como “un riesgo sanitario” la epidemia de ébola en África Occidental y que son serias las posibilidades de su propagación en el mundo, por lo que llama a una acción coordinada para detener su dispersión. “No es una enfermedad misteriosa. Es una enfermedad infecciosa que se puede contener no es un virus que se extienda por el aire”, dice la OMS.