El portal sinembargo.com difunde una interesante investigación sobre el equipo de monitoreo de teléfonos celulares que la Procuraduría del Estado adquirió para escuchar e interceptar llamadas a celulares. Su costo fue de 22 millones de pesos y se adquirió en mayo de 2013. Con este equipo el gobierno del Estado tiene capacidad para captar llamadas a celulares y mensajes SMS, clonar el número para usarlo “al enviar mensajes SMS de equipos objetivo, interrumpir llamadas, bloquearlas… simular redes de comunicación…”. Al ser descubierta la operación de compra de este sistema la Procuraduría de Justicia explica que “no es convenienteque se haga de dominio público las características y especificaciones técnicas de los bienes a adquirir, ya que esto podría generar circunstancias que puedan provocar trastornos graves a la institución y a las operaciones que ésta realiza en la procuración de la justicia; ya que de llegar a manos de la delincuencia, podrían empelar los medios para evadir los bienes a adquirir”. Así se las gastan en el gobierno de San Luis Potosí.