La verdad es que ya empieza a preocupar al gobierno federal el crecimiento sostenido de la deuda pública de las entidades federativas, municipios incluidos. El Distrito Federal, Nuevo León, Chihuahua, Veracruz y Estado de México encabezan la lista de los más endeudados pues concentran el 50 por ciento del total de la deuda, más preocupante aún porque no se avizora un dique que evite pidan más dinero prestado. Según la Secretaría de Hacienda Veracruz debe 40 mil millones de pesos, el Distrito Federal 61 mil millones de pesos, Nuevo León 58 mil, Chihuahua 41 mil y Estado de México 39 mil millones de pesos y contando para más. No se requiere contar con capacidad de pitonisa para asegurar que, al menos en lo que corresponde a Veracruz, esa deuda seguirá creciendo aunque no se refleje en la realidad con avances y beneficios colectivos sustanciales.