Por Mario Javier Sánchez de la Torre

20 de agosto del 2014

    Como se esperaba, se dio a conocer la primera gran falla de la organización de los Juegos Centroamericanos y del Caribe 2014. Situación que lamentablemente era de esperarse desde que se hizo el anuncio de que se efectuarían en esta entidad, lo cual sucedió durante el nefasto gobierno de la fidelidad. Administración que ya sabía que esto sucedería, pues era totalmente consiente del estado de quiebra financiera en que estaba dejando al Estado.

    Pero independientemente de que lo señalado también era del conocimiento de las autoridades estatales entrantes, lo grave fue que en su momento no hicieron nada para hablar con la verdad y hacer del conocimiento no solamente público, sino también al nivel de las autoridades deportivas nacionales e internacionales, como la Organización Deportiva Centroamericana y del Caribe (ODECABE), de que el gobierno del estado de Veracruz no contaba con los recursos para poder organizar la justa deportiva.

    Competencia que de no cumplirse con ella como se debe, el prestigio que está en juego no es solamente el del gobierno del estado, sino lo más grave, es el del país, el de México, al ser ésta una competencia de nivel internacional. Lo cual por el momento se está debiendo a un montón de servidores públicos irresponsables e ineptos de la actual administración estatal, que no les interesó lo que pudiera pasar, como lo estamos viviendo.

    Por el momento de lo único que se tiene conocimiento de que ya fallaron, son las Villas Olímpicas. Situación que han tratado de minimizar en cuanto a su importancia, los organizadores. Queriendo vender la idea a la opinión pública, de que es mejor que los 5 mil 700 atletas se hospeden en hoteles, porque estarán mejor atendidos y con mayor seguridad.

    Así como también que esta acción que se están tratando de adjudicar, beneficiará al sector hotelero y restaurantero de Xalapa, Veracruz, Córdoba, Tuxpan y Coatzacoalcos, porque tendrán una importante derrama económica, lo cual está por verse, pues quien tiene que pagar el hospedaje de los 5 mil 700 atletas, es nada más y nada menos que el gobierno del estado de Veracruz, que tiene adeudos en los adeudos. Por lo que surgió el cuestionamiento entre los empresarios de estos dos importantes sectores ¿Quién pagará y cuándo?

    Como para dar tranquilidad a los empresarios de los sectores señalados, ya se anunció que hay un fideicomiso para asegurarles el pago, pero por todo lo que ha pasado con los fideicomisos que han manejado la pasada y actual administración estatal, el anuncio no es ninguna garantía.

     Estamos a solamente dos meses que inicie la justa deportiva y tiene usted conocimiento de cómo van las demás instalaciones deportivas. Porque con Villas Olímpicas o sin ellas -por la solución que se pretende dar- los Juegos se pueden llevar a cabo, pero sin las instalaciones deportivas, simple y sencillamente no. Ojalá y nos estemos equivocando en lo que estamos pensando, así como también usted estimado lector. Pero lamentablemente la ineptitud y corrupción que han permeado a la actual administración estatal, también está afectando este importante compromiso no solamente de Veracruz, sino de todo México. Hasta el viernes. noti-sigloxxi@nullhotmail.com