Como el cuento aquel de que la burra no era arisca pero los golpes la convirtieron así los hoteleros que darán hospedaje a los deportistas de los Juegos Centroamericanos y del Caribe quieren las seguridades de un pago a tiempo para no pasar las de Caín que sufren otros proveedores del gobierno. De allí que el titular de la Secretaría de Turismo los tranquilice y asegure que dinero para el hospedaje sí hay, “el recurso ya está fondeado” en el fideicomiso, les dice.