Un caso de severo aislamiento es el que ha sufrido el municipio de Huayacocotla, al que las minas de caolín poco de bueno han dejado, excepto para quienes las explotan para beneficio propio. Desde antaño hasta los delegados del PRI rehuían la posibilidad de trasladarse hasta aquellos lares tan apartados del centro del estado; lo peor es que en el ramo de la salud acontece algo similar y eso sí impacta desfavorablemente a las familias de aquella región. El alcalde se queja de haber sido notificado que la Caravana de la Salud del gobierno del estado no llegará hasta su municipio“por falta de viáticos y gasolina”; el hecho es lamentable porque cientos de personas enfermas y económicamente en la inopia dejarán de ser atendidas médicamente, contradiciendo lo que en su momento se informará cuando se hable de “los avances de la salud en el estado”.