Se hizo una intensa campaña publicitaria, no se escatimaron gastos para hacer del conocimiento que Veracruz ya estaba en el rumbo internacional pues el show “Viva Veracruz” se presentaría nada menos que en Las Vegas, la ciudad del juego. Pero el gozo se fue al pozo porque algunos de los actores de ese show no pudieron conseguir la visa, luego entonces todo se vino abajo y se canceló la presentación del “Viva Veracruz”. Ese sí es mal fario.