Por Alfredo Bielma Villanueva

13 de agosto del 2014

Deben ser poderosos los motivos que impulsaron a los diputados del PRI en el estado a organizar una rueda de prensa en la que el objetivo fue una enconada arremetida en contra de Miguel Ángel Yunes Linares. La motivación para este propósito permanece oculta para la ciudadanía veracruzana, pero el grado al que se llega induce a inferir que debió haberse cometido algo que lesiona los intereses de la comunidad veracruzana, de allí que en la arremetida se hayan sumado representantes de partidos de “oposición”, como el Verde, el PANAL, el AVE y el PRD de la camarilla roja.

¿Qué es lo que realmente está detrás de todo esto? Porque no es la primera ocasión en que se toma a Miguel Ángel Yunes Linares como blanco de ataques. Por lo tanto deben presumirse razones de verdadero peso que el común de los ciudadanos desconocemos, porque al parecer para la clase política en el gobierno no merecemos estar informados salvo de lo que se nos diga. Solo nos queda el recurso de la especulación e intentar discernir el por qué se organiza un show como el de este lunes por la tarde nada menos que en la sede del Congreso Legislativo local.

Existen algunos antecedentes que deben tomarse en consideración por quienes tienen interés de conocer la realidad y su trasfondo. En el primer trimestre del año se divulgó con extraordinaria profusión la denuncia que presentó ante la PGR el abogado Jorge Reyes Peralta contra Yunes Linares, Jorge Tello Peón y Enrique Pérez Rodríguez para que se aclare el escape de Guzmán Loera en 2001. A parte de lo extemporáneo del asunto, lo que llamó la atención fue el costo de la difusión de ese hecho, porque obviamente habrá sido cargado a algún erario del que no sale dinero para obras, pero sí para menesteres de interés grupal. Finalmente, el propósito cayó en el olvido porque la idea no consistía en iniciar juicio penal sino en atacar al adversario político más temido o más odiado, según se quiera ver.

La semana pasada se publicó en El Universal la información relativa al patrimonio acumulado por una señora que se desempeñó como Delegada del ISSSTE en la zona norte del Distrito Federal, el meollo subliminal de esa noticia estribó en sus supuestas intimidades con Yunes Linares. Dos días después se publicitó una llamada telefónica entre el afamado Yunes y el Secretario adjunto del Comité Ejecutivo Nacional del PAN, Miguel Martínez Peñaloza y ahora otra conel diputado local Rosendo Guzmán Avilés, en las que el tema fueron supuestas transferencias millonarias de dinero. Nótese que los telefonemas se dan entre particulares, pues aparte del legislador, los otros dos personajes no ocupan puestos públicos y por lo mismo no manejan oficialmente recursos de erario alguno.

Por esa razón es curioso el show que tuvo como fondo el escenario de una legislatura utilizada en esta ocasión para atacar a adversarios políticos de oposición, empleando paradójicamente a otros partidos de “oposición”, aunque solo fuera como invitados de piedra. Allí, el coordinador de la bancada priista se mostró intolerante con las preguntas que no armonizaban con su empeño de quemar en leña verde al adversario. “Defiendes al PAN” contestó el pastor priista Nicolás Callejas cuando le insistían que precisara la información.

En el colmo de lo absurdo, el vocero priista en el Congreso anunció que el PRI y las fracciones parlamentarias de los partidos coaligados presentarán denuncia contra Miguel Ángel Yunes Linares ante la PGR por un presunto desvío de recursos públicos en los ayuntamientos de Boca del Río y Tantoyuca:“Constituyen la presumible comisión de graves delitos de diversa índole, los grupos parlamentarios del Revolucionario Institucional, Verde Ecologista, Nueva Alianza y AVE hemos decidido tomar las siguientes acciones, primero presentar a la brevedad una denuncia de hechos ante la Procuraduría General de la república por la presunta utilización de recursos públicos provenientes de las tesorerías de los Ayuntamientos de Boca del Río y Tantoyuca Veracruz para fines partidistas”. La actitud, no por absurda deja de ser grave, pero por lo mismo llama poderosamente la atención, ¿Qué realmente está ocurriendo en Veracruz?

Porque es tan profunda la confusión en este asunto, que se acude al Instituto Nacional Electoral “para que investigue y en su caso sancione con rigor la violación  a las leyes electorales vigentes”, cuando aún no da inicio el proceso electoral de 2015.“Solicitamos al INE castigo ejemplar a los infractores de nuestras disposiciones legales y se sancione con severidad al Partido Acción Nacional”. En el colmo se asegura que en el Pleno del Congreso se acordará “se instruya a la Secretaría de Fiscalización” (sic) para que intervenga las arcas de los ayuntamientos en comento. La misma instrucción vale para el Orfis: “Se instruye también al Orfis para que en su momento se sancione con todo el peso de la ley a los responsables de la desviación de recursos públicos que constituyen un grave daño al patrimonio del pueblo veracruzano”.

Sin considerar el efecto del boomerang que lanzaron, pues está configurado un espionaje telefónico, advierten que no dejarán títere con cabeza, porque se castigará “con todo el peso de la ley” a quienes “dañaron nuestras instituciones e intentaron torcer la vida democrática” y, ya casi envueltos en la bandera mexicana a punto de entonar el himno nacional, concluyen: “exigimos respeto a nuestras instituciones, a nuestras leyes, a nuestro patrimonio y a nuestra democracia”. Seguramente los invitados de piedra no tuvieron oportunidad de leer el documento que avalaron, porque de haberlo hecho hubieran incluido copia de todo esto al FBI, a la CIA, a la Interpol, al Pentágono, a Scotland Yard,  y hasta a la policía China. No se midieron.

PD. (“No le saques dice el maloso”) Esta es una visión del suscrito, alimentada por la versión de la sociedad, no una defensa oficiosa del PAN, que no la necesita, tampoco de Yunes Linares, quien sabe cómo defenderse).

alfredobielmav@nullhotmail.com  sociedadtrespuntocero.com