No podía ser de otra manera, que se sepa los debates en las Cámaras del Congreso de la Unión no se reflejan en ninguna votación porque estas se ganan con negociaciones y  mayoría de votos, no necesariamente con argumentos. La izquierda representada en ambas Cámaras legislativas no representa un número que pudiera que pudiera preocupar a la mayoría priista, siempre presta a completar el número de votos que se requieran a través del cabildeo entre los demás partidos. Lo curioso es que ahora el PRD diga al PRI: “Nos vemos en 2015”, como si realmente representara una fuerza de izquierda organizada para competirle y arrebatarle la mayoría al tricolor. También en una elección constitucional se gana por mayoría de votos, que se consiguen a como dé lugar, incluso corrompiendo a las dirigencias estatales del PRD o del PAN, como suele suceder.