Es de conocimiento popular que las finanzas del gobierno no caminan y que lo que declara el discurso oficial en el sentido de que están sanas nada tiene que ver con la realidad. No obstante, preocupa la versión aparecida ayer en la página del periódico Notiver en el sentido de que el gobierno del Estado solicitó al Congreso local la autorización para poder realizar un préstamo por cuatro mil millones de pesos. Un préstamo de esta naturaleza endeudará aún más al estado, sin obtener absolutamente nada a cambio, que no sea cubrir un pozo para abrir un cráter. ¿Qué ocurre en Veracruz, un Estado otrora próspero, pujante, orgulloso de su destino? Por lo pronto, al actual gobierno le corresponde administrar la pobreza y, lo que es peor, acentuarla en mayor grado.