Hace algunos años la autoridad municipal autorizó a la Comisión de Agua y Saneamiento la construcción de un recinto para que los encargados de vigilar los tanques de agua ubicados en las laderas del Cerro Macuiltépec pudieran guarecerse. Como suele suceder, poco a poco se fueron adueñando del espacio concedido, se construyó un área mayor, se colocó una antena, un tanque estacionario de gas y después se permitió que el sitio sirviera como encierro de unidades automotoras cuyo movimiento empieza a las cinco horas de cada día. El año pasado la autoridad municipal habría autorizado que se colocara un portón que cubre el acceso hacia el área concesionada al SAS, a todas luces irregular en un Parque público. Los usuarios del Parque han preguntado a la autoridad municipal sobre la autorización de ese portón pero han sido ignorados, ¿acaso será necesario un plantón para obtener la respuesta?