Por Mario Javier Sánchez de la Torre

11 de agosto del 2014

En cualquier aspecto de la vida generalmente todo aquello que no funciona siempre tiende a desaparecer. Ejemplos de esto sobran, siendo siempre más notorios en lo que se refiere a los negocios, pues todo aquello que trata de dinero es lo que generalmente más nos llama la atención, ya que todo lo que afecta nuestro bolsillo es lo que más nos duele.

Esta verdad también se aplica en el aspecto educativo y no me refiero a las escuelas particulares, pues cuando éstas no cuentan con el número suficiente de alumnos para poder solventar los costos que tienen estos planteles, por obvias razones tienen que cerrar, en otras palabras desaparecer.

Me refiero a la educación superior que imparte el Estado, pues en estos casos lo que provoca su cierre o desaparición es la no asistencia de estudiantes por impartir una instrucción deficiente, pues generalmente los pagos son cuotas de recuperación y la existencia y funcionamiento del plantel no depende de éstos.

Aseveración que no aplica a la Universidad Popular Autónoma del Estado de Veracruz (UPAV), pues a poco más de tres años que lleva de estar impartiendo conocimientos a las personas jóvenes y adultas de las zonas urbanas, suburbanas y rurales de esta entidad, su crecimiento ha sido exponencial.

Ya que así lo ha dado a conocer su rector-fundador el doctor Guillermo Héctor Zúñiga Martínez, exponiendo que su nivel de bachillerato tiene presencia en 211 de los municipios con 40 mil alumnos; sus 26 licenciaturas las imparten en 196 de los 212 ayuntamientos y que cuenta con 80 mil alumnos en la entidad y que opera con un presupuesto de 23 millones de pesos.

Por lo que respecta a la presencia de la UPAV fuera de las fronteras veracruzanas, está presente en 19 entidades federativas del país y atiende a 15 mil alumnos. Así como también tiene presencia su bachillerato virtual en el vecino país de Guatemala y el Estado de Washington en los Estados Unidos de Norteamérica.

En cuanto al número de egresados, la UPAV ha entregado 125 mil certificados de bachillerato y 14 mil títulos profesionales de licenciaturas como: Educación Deportiva, Finanzas, Enfermería, Contaduría Pública, Psicopadagogía, Criminalística, Trabajo Social, Derecho, Seguridad Pública y Privada, Educación para Adultos, Administración de Empresas y otras más.

El éxito de la institución educativa, como lo señala su rector-fundador se debe a la flexibilidad de sus programas educativos, por el desarrollo del autodidactismo crítico y significativo como método de estudio y por atender a un sector de la población que había sido olvidado pero que buscaba una oportunidad para superarse.

Otra de las fortalezas que ha desarrollado la UPAV, es la importante labor editorial que viene realizando y que no todas las instituciones educativas de nivel superior que operan en esta ciudad desarrollan. Habiendo publicado a la fecha los siguientes títulos: “El Gran Solitario de Palacio” de René Avilés Fábila; “Retrato Hablado” de Virginia Durán Campollo; “¿Alternancia? Testimonios, percepciones y reflexiones” de Ignacio Vásquez Torres; “Río de Frente” de Silvia Tomasa Rivera; “El Durazno y otros frutos” y “La Nueva Pedagogía Social” de Guillermo Héctor Zúñiga Martínez.

Como se aprecia, la UPAV es una institución de educación superior que ha venido creciendo no solamente en alumnado y disciplinas que ofrece, así como también en presencia en otras entidades federativas y países, sino también en otros aspectos de la vida cultural de toda sociedad, como lo es la importante edición de títulos. Seguramente a la brevedad nos dará otras sorpresas. Hasta el miércoles.

Contacto:  noti-sigloxxi@nullhotmail.com