Por Silvia Núñez Hernández

13 de agosto del 2014

 

El estado de Veracruz no tan sólo tiene que tolerar la pobreza social, sino también problemas en infraestructura, en seguridad y mundo de decadencias que actualmente los ciudadanos tienen que hacer frente. Pero si su malestar es grande, permítame recordarle amable lector, que también tiene que cargar bajo sus hombros, la pueril y demagoga forma de hacer política por parte de quienes se encuentran enquistados en el poder.

 

En su desesperada carrera por obtener dinero y no porque pretendan utilizarlo en beneficio de la sociedad y el estado, sino para canalizarlo al despilfarrarlo, en viajes de placer, en comilonas, en placeres malsanos y pervertidos, en la compra de voluntades de estratégicos grupos políticos y lidercillos.

 

Los actuales politiquillos en el estado, tienen la mentalidad de un adolescente quinceañero, a quien le dan un poco de libertad y le confían una casa para el fin de semana. Su reacción es la misma. Una descontrolada carrera por comerse lo todo lo que se encuentre, de sentir el placer del poder decidir sin miramientos y después pagar las consecuencias. Bien dicta el viejo y conocido refrán popular: “Dale el poder al indio y verás que hace con él”.

 

En el estado no hay dinero ni para lo indispensable. Claro cuando lo que conocemos como “indispensable” para el pueblo, no lo es para quienes están enquistados en el poder. Se pone que quienes gobiernan la entidad tendrían que considerar los recursos para beneficios sociales y no para satisfacciones personales, pero desafortunadamente, desde el sexenio de Fidel Herrera Beltrán el dinero del erario público dejó de ser pueblo y se convirtió sólo para un reducido grupo de poder.

 

Por ello, con relación a los Juegos Centroamericanos y del Caribe 2014, en este momento se han convertido para el gobierno duartista en un estresante dolor de cabeza, por la simple y sencilla razón que Fidel Herrera Beltrán junto con su hijo “putativo” se robaron literalmente el fideicomiso para la realización de tan importante encuentro deportivo.

 

Analicemos:

 

Derivado de que estamos ya en cuenta regresiva para que estos se lleven a cabo en el estado de Veracruz, que a causa del despilfarro tanto del ex gobernante, Fidel Herrera Beltrán como de Javier Duarte de Ochoa, actualmente no hay dinero para llevarlos a cabo. Se buscaron muchas salidas para poder dar solución. Nada le ha servido al duartismo y están en las mismas. A sus 92 días para su supuesta inauguración “extraordinaria”, resulta que no hay liquidez ni para comprar dos pelotas de tenis.

 

Las sedes no quedan, no hay villas deportivas dónde alojar a los deportistas y el dinero escasea. Los adversarios no han permitido que se pueda promover por debajo del agua un crédito en el pleno del Congreso local para poder destinarlo un poco de recursos a la organización y que al menos se realice de manera tercermundista los arreglos necesarios para llevarlos a cabo. Tampoco existe por parte de los hoteleros disponibilidad; por el hecho de que el gobierno del estado les ha quedado a deber mucho dinero, ahora este sector ya se puso difícil. Piden el 50 por ciento para apartar las fechas y el resto para una semana antes de que inicie tan importante evento. Es decir, ya no les creen y no les quieren dar fiado.

 

Ya me imagino a Javier Duarte de Ochoa lanzando improperios a diestra y siniestra para pretender agilizar con sus borregos legisladores y sus agachados servidores públicos una estrategia rápida. Ya no les importa cuidar  las apariencias, el tiempo está encima y simple, para poder obtener dinero fácil tienen que embaucar a la ciudadanía y atropellarlos nuevamente.

 

¿Cómo lograr pasar desapercibos?

 

Antiguamente en la política se estilaba que las cortinas de humo eran muy útiles y cumplían al dedillo. Con ellas, el sector político podía desviar la atención de la ciudadanía y así se despacharse con la “cuchara” grande y a sus anchas. Actualmente dicha estrategia se pude considerar hasta ridícula y muy tonta, pues derivado de las redes sociales, sus pretensiones son literalmente ridiculizadas por los usuarios de las redes sociales.

 

Todo esto no es hace preguntarnos del motivo por el cual el gobierno de Javier Duarte de Ochoa no eleva el nivel de administrar el estado de Veracruz.

 

¿Saben por qué no le suben de nivel? Pues por una simple y sencilla razón amable lector: No saben cómo.

 

La inercia en cuanto ven dinero disponible, los hace pensar mediocremente: “Qué tanto puede perjudicar si gasto un poquito”, qué para cuando vienen hacer conciencia de su incontrolable avaricia y su falta de capacidad para administrar el estado de Veracruz, simplemente ya se encuentran como en el principio: Sin Dinero.

 

Las cortinas de humo absurdas y patéticas de los diputados priístas –encabezados por La Lupe Ingram Vallines y Tonatiuh Pola Estrada- y sus partidos políticos satélites como lo son: Partido Verde Ecologista Mexicano (PVEM), Partido Nueva Alianza (Panal) y Partido Alternativa Veracruzana (AVE) quienes tienen la orden gubernamental de realizar denuncias en contra del adversario del gobernador para distraer la atención y poder facilitarle a los borregos legisladores llevar al pleno la propuesta de solicitud para un crédito. No declinan en la idea, porque no tienen dinero para “operar”.

 

También –no sabemos si para obtener un poco de dinero para sus “chuchulucos”- ahora la estrategia gubernamental es emitir órdenes de aprehensión sin causa alguna con la finalidad de “matar” dos pájaros de un solo tiro: amedrentar a sus adversarios políticos, a la prensa, a los ciudadanos y desviar la atención de las reales intenciones, que es buscar recursos fáciles –que pague el pueblo- para subsanar el desbarajuste económico en el que tienen sometido al estado.

 

La detención de la médico legista de Boca del Río, Teresita Álvarez Reyes y del perito de Tránsito Municipal de Boca del Río, Eduardo Yáñez Hernández, son una literal intromisión gubernamental. La razones pueden ser las antes mencionadas, pero entre ellas –la más contundente- es para demostrar cómo se tiene el “pinche poder”. Triste amable lector, pero aquí en Veracruz se persigue como en “jauría de perros” a quienes osan a criticar a través de alguna forma de comunicación –ya sea forma escrita, radiofónica o televisiva- al raquítico gobierno actual. El mismo que tiene en la zozobra a los ciudadanos.

 

Los veracruzanos viven dos escenarios contrastantes, el primero, el que “cacaraquea” el gobierno, donde todo es “hermoso”, “armonioso” “lleno de oportunidades” y de “obra  pública. El verdadero, lleno de horror, de una política misógina, de inseguridad castrante, donde muchos ciudadanos han tenido que dedicarse a la delincuencia activa por la falta de empleo. Donde muchas familias han visto con horror como matan a su ser querido, como violan y lastiman a sus hijas, como los desaparecen.

 

Ingobernabilidad en Veracruz. Es un tema amable lector, sin que seamos eruditos ni especialistas en el ramo, lo sentimos y padecemos día con día, como un lastre  para continuar trabajando, estudiando o prepararse.

 

Ya no podemos decir que Veracruz emana la tranquilidad, cuando diariamente hay levantones, asesinatos, embolsados, asaltos a mano armada, balaceados, en fin, todo aquello que roba la tranquilidad de nuestras familias. Cuando el aparato gubernamental represor, se utiliza para encarcelar a inocentes como María Josefina Gamboa Torales, como la médico legista Teresita Álvarez Reyes y el perito Eduardo Yáñez Hernández y no para erradicar realmente al crimen organizado y el narcotráfico, células criminales que gobiernan realmente a la entidad veracruzana.

 

Quejas y comentarios

 

fueradefoco@nullagnveracruz.com.mx

fueradefoco67@nullgmail.com

 

@AGNVeracruz

 

Facebook

AGNVeracruz

 

Visita www.agnveracruz.com.mx

Periodismo puntual y con sentido