Definitivamente, las prisas en lo que se refiere al alojamiento de los deportistas que participarán en los Juegos Centroamericanos, han quedado “resueltas”: las Villas que originalmente servirían para tal propósito quedaron desechadas como opción de albergue porque ahora se anuncia que se utilizarán instalaciones hoteleras para el propósito. Salen sobrando los argumentos en el sentido de la conveniencia de esta alternativa porque cualquiera sabe que la decisión es producto de una improvisación desesperada. Pero al resolver ese problema enseguida se genera el que corresponde a una infraestructura hotelera que no podrá alojar a mayor número de visitantes porque estará ocupada casi al cien por ciento. Es una medida que se exhibe como ingeniosa pero deja la percepción que es inducida por la necesidad y las prisas, un auténtico Plan “B”. Al final lo que importa es la solución de un problema y que los Juegos tengan el éxito que corresponde a un estado como Veracruz.