Durante el tiempo en que fue Jefe de Gobierno de la ciudad más poblada del mundo, Marcelo Ebrard no pudo, no supo o no quiso crear un grupo político fuerte que le sirviera de plataforma para sus futuras inquietudes electorales. Lo hace ahora que los reflectores no lo favorecen y ha comprobado que no podrá competir con solvencia por la dirigencia nacional del PRD; de allí que se esté formando el Movimiento Nacional Progresista que pretenden formar sus gentes al interior del PRD y que en Veracruz ha anunciado repetidamente Moreno Brizuela pero que no se le ve por dónde. En realidad, Marcelo pudiera estar más cerca del Movimiento Ciudadano de Dante Delgado, partido por el que pudiera candidatearse para diputado federal y tomar como base esa posición para sus pretensiones políticas.