Tal parece que el dirigente del FESAPAUV menosprecia la inteligencia de los agremiados al sindicato que dirige ya hace lustros, porque por un lado les asegura que no está de acuerdo con las reformas a la ley del IPE pero por otro les pide que no se amparen contra la misma. La audiencia a la que habló Levet estuvo nutrida por académicos en activo y jubilados, luego entonces no estaba hablando con párvulos, porque finalmente les dijo que lo del amparo era asunto de cada quien. No les explicó sin embargo los motivos de la quiebra del IPE, ni transparentó ante la base sindical los asuntos que se ventilan en las sesiones del Consejo Directivo del IPE, el mismo que autoriza las inversiones del Instituto.