Suazo

Xalapa, Ver. 03 de Ago. (SPI).-  La Iglesia Católica de Veracruz manifestó su “rotundo rechazo” a la intención de modificar –a propuesta del Partido Movimiento Ciudadano- el Código Civil para permitir la unión entre parejas del mismo sexo.

“La Iglesia Católica manifiesta nuevamente su total y completa desaprobación de esta iniciativa porque como lo expresamos en aquella ocasión, estamos convencidos de que “el matrimonio no es una unión cualquiera entre personas, y no se puede reducir a simples relaciones socio-asistenciales o sexuales”, afirmó el vocero de la Arquidiócesis de Xalapa, José Manuel Suazo Reyes.

En su mensaje semanal, expresó que el matrimonio tiene un origen divino, Dios lo ha dotado de una naturaleza propia, finalidades específicas y propiedades esenciales.

Por ello, expresó que una propuesta para cambiar el artículo 75, ofende a la razón, lesiona a la familia y confunde el bien con la conveniencia.

“Hoy más que nunca necesitamos fortalecer a la familia que ha sido siempre la principal escuela de los valores, el espacio donde uno aprende lo fundamental de la vida; La familia es la trasmisora de los valores humanos y la célula fundamental de la sociedad”, dijo.

Y es que luego que el Poder Judicial de la Federación declaró inconstitucional que en Veracruz se impida contraer matrimonio a personas del mismo sexo, el Partido Movimiento Ciudadano presentó una propuesta para reformar el Código Civil.

El legislador Cuauhtémoc Pola Estrada presentó ante el pleno del Congreso del Estado una propuesta para modificar  dicho ordenamiento legal y permitir que se casen personas del mismo sexo.

El pasado 22 de julio, el Poder Judicial de la Federación declaró inconstitucional el artículo 75 del Código Civil, pues se limitan los derechos Humanos, sobre todo a la igualdad, a la no discriminación y al libre desarrollo de la personalidad al limitar el matrimonio como la unión de un hombre y una mujer.

Dicho artículo señala “que matrimonio es la unión de un solo hombre y de una sola mujer que conviven para realizar los fines esenciales de la familia como institución social y civil”.

Con ello, expuso el legislador, se impide que una pareja del mismo sexo acceda a la figura del matrimonio y a los beneficios que para los cónyuges conlleva, además con ello se viola el derecho al libre desarrollo de la personalidad.

La Iglesia calificó la posibilidad que personas del mismo sexo se casen como una “aberración y una ofensa a la humanidad”.

El Director de la Oficina de Comunicación Socia, señaló que una sociedad de convivencia nunca podrá equipararse a la dignidad y grandeza que tiene el matrimonio, esto adultera el concepto de familia y lejos de enriquecerlo o aportarle algún beneficio solo lo empobrece y deteriora.

“Por otra parte, pretender equiparar el matrimonio con una sociedad de convivencia entre homosexuales es completamente contrario a los datos de la revelación divina”, insistió.

Recordó que la Sagrada Escritura, enseña que el matrimonio ha sido instituido por el creador como una forma de vida donde se realiza la comunión de personas que implica el ejercicio de la facultad sexual.