El partido Nueva Alianza, que mantiene una “alianza institucional” con el gobierno del estado, mandó a Veracruz un Delegado especial quien llegó con la espada desenvainada porque declaró que en Veracruz “hay un profundo abandono a los pueblos indígenas, de tal manera que hoy se ubican en niveles muy altos de rezago social y pobreza”; no olvidó subrayar que son “aliados fieles del gobierno de Duarte de Ochoa, “Pero también tenemos nuestra propia concepción de las cosas que deben hacerse y que vemos con tristeza que no se están haciendo”, no hay generación de empleos ni apoyo a los “miles de campesinos veracruzanos”. Ojalá este delegado del Panal a tierras veracruzanas haya traído sus gastos pagados porque después de lo que dijo será difícil que en el Hotel Xalapa no le cobren.