Rogelio Franco sabrá a quien o a quienes se refirió cuando asegura que en su partido, el PRD, hay líderes de café o de pura simulación. Si los hay o no es asunto que tiene que definir nombrándolos, pero sin duda tiene razón en cuanto afirma que la actual dirigencia deja bien posicionado a este partido. No aclara sin embargo en qué consiste el buen posicionamiento del otrora partido protagonista convertido hoy en un patético satélite del PRI. Porque quizá se refiera a lo bien posicionado que esté en el presupuesto público, según afirman sus detractores.