Para nadie es un secreto que la economía veracruzana no se mueve, está estancada, sus males son, entre otros: baja inversión privada, la escasa obra pública que existe es la del gobierno federal pero aún no suelta el dinero para los grandes proyectos que tiene ofrecido para Veracruz, existe desaceleración económica, el decremento (-0.7%) nos sitúa en el tercer lugar nacional  y se está en riesgo de caer en recesión. Nada que ver con el discurso oficial.