Los ayuntamientos veracruzanos siguen a la espera de las transferencias financieras desde la Secretaría de Finanzas de la que se quejan no les radica puntualmente los recursos que les corresponden. En el ámbito municipal no ignoran que en la sequía económica que agobia a las finanzas públicas estatales pudiera estar la razón de los nocivos “retrasos”.