Tres muy cercanos familiares del Papa Francisco fallecieron en trágico accidente carretero, dos niños y su madre, hijos y esposa de un sobrino del Papa, hijo de su hermano ya fallecido. No por ser el más alto dignatario de la iglesia católica este acontecimiento deja de cimbrar las fibras más sensibles de un hombre acentuadamente propenso a entender y sentir el dolor humano.