Como si no bastara la crisis por la que atraviesa la industria azucarera, ahora el gobierno de los Estado Unidos ha decidido imponer aranceles por subsidios al azúcar mexicana. Los productores de caña solicitan al gobierno haga lo propio con la importación de la alta fructuosa proveniente del país del norte y que los industriales protesten por ese arancel tan nocivo para el campo cañero.