Lo “humano” como sinónimo de bondad, de caridad, de virtuoso, ha perdido vigencia por las múltiples demostraciones de la acción del hombre en el transcurso de su existencia. El inhumano, o muy humano, bombardeo de Israel sobre Gaza es uno de las más recientes referencias. Entre nosotros encontramos otro caso que expresa maldad, carencia de “humanidad”, es en Nuevo León, en donde la Federación Cinéfila Mexicana envió al Congreso de ese estado una propuesta para que se permita cortar las cuerdas vocales a los perros y así evitar la molestia de sus ladridos. Habrase visto.