La sociedad mexicana va envejeciendo, lo dice Mauro Loyo un médico de prestigio reconocido internacionalmente. Asegura que a causa de una sobrevivencia extendida han aparecido enfermedades que en un mundo de jóvenes no aparecían, menciona especialmente las neurodegenerativas. Son tiempos, dice, de la demencia senil, de la esclerosis, del alzhéimer, etcétera. Aunque quizás todo se reduce a un castigo divino por cometer el pecado de alcanzar al tiempo.